facebook pixel
Chef Oropeza en G+

3 tips para leer una receta de cocina

3 tips para leer una receta de cocina

Además de ser alimentos nutritivos, saludables y orgullosamente producidos en México sus poderes curativos reducen asombrosamente el colesterol además de reducir la aparición de enfermedades cardiovasculares y la regeneración de tejidos.

Cómo leer una de nuestras recetas

Casi siempre las listas de ingredientes de las recetas están escritas en el orden en que los ingredientes van a ser usados. Mira con cuidado la lista: vas a ir adquiriendo un ojo observador, que te dará pautas sobre la relevancia de los ingredientes. Evita eliminar ingredientes como el aceite de oliva o la pizca de sal y de pimienta. Poco a poco podrás sustituir ingredientes que no tienen en el momento de preparar la receta, por ejemplo, reemplazar el jugo de limón por jugo de naranja. Te recomendamos leer la receta varias veces y tener listos todos los ingredientes antes de comenzar.

Sí hay que seguir las medidas exactas (sobretodo en recetas de dulce) pero también hay que dejarte guiar por tu paladar.

El exceso de medidas exactas y bastante complejas es un error común en los libros y recetas de cocina. Por eso nosotros utilizamos términos y lenguaje cotidiano, si la medida no requiere una exactitud. Lo que sucede es que si te pasas con un ingrediente puedes perder el balance del sabor además de tu tiempo, tu paciencia y el dinero invertido. Una receta pasada de sal puede arruinar una preparación. El secreto está en probar, probar y probar la preparación una y otra vez y si te decimos 2 cucharadas de aceite de oliva para saltear, te estamos dando una guía, una cantidad estándar que deberías usar. Lo importante es que siempre recuerdes que aunque las medidas funcionan como una guía, siempre necesitarás un porcentaje de grasa, de líquido, de sal o de dulce y condimentos para cocinar.


Cómo convertir una receta para una sola persona

Si te damos una recetar para 10 personas y tu la quieres preparar para 1 seguramente vas a desistir. Este es nuestro consejo: toma la cantidad que quieres preparar, en este caso, una porción, y divídela por la cantidad que dice la receta. Ese resultado te dará un número que es su factor. Ahora multiplica todas las cantidades de la receta por ese factor. Eso sí, déjate guiar por tu instinto a la hora de aumentar el sabor con sal y pimienta, especias o hierbas.

¿Ya sabes leer una receta? Ahora es el turno de que apliques tus nuevos conocimientos en las siguientes recetas ligeras que te aconsejamos para hoy.

¿Te gustó este artículo?