Continuar"/>

¡Rinde más en tus rutinas!

¡Rinde más en tus rutinas!

Para que no tengas problemas durante y después de hacer ejercicio, como mareos, nauseas, etc. Solo debes poner en práctica estos tips.

Lleva una dieta balanceada
Un entrenamiento diario requiere de una nutrición correcta y suficiente no solo para tus actividades diarias, sino también para tener una reserva para rendir durante tu ejercicio y hasta la siguiente comida que tengas. No olvides incluir carbohidratos complejos, como pan integral, frutas y pastas, que te darán energía para tus rutinas.

Toma un snack antes de entrenar
Por lo menos media hora antes de tu sesión, toma líquidos y una mezcla de nueces o frutas secas. Con ello ayudarás a acelerar tu metabolismo y tener un extra de energía para tu rutina. Las almendras y nueces son excelentes, pues aportan ácidos grasos esenciales sin colesterol.

Revisa tus opciones alimenticias diariamente
Tu rutina de hoy incluye mucho movimiento o peso? Prefiere alimentos ligeros y no grasos que puedan causarte reflujo, acidez o malestar estomacal durante tu ejercicio. Asimismo, este es el momento ideal para incluir carbohidratos compuestos que se metabolicen durante el día; no olvides la proteína y los alimentos ricos en potasio que ayuden a prevenir o reducir la intensidad de los calambres.

Y al terminar?
Algunos entrenadores recomiendan no tomar alimentos durante las siguientes dos horas, contadas a partir de que termines tu rutina, pues así podrás aprovechar mejor los nutrientes. Procura no variar mucho tu menú, procura que las proteínas sean el centro de este y que contenga suficientes vegetales, y no escatimes en los líquidos. Las bebidas energizantes sólo deben ser consumidas cuando existe un déficit de carbohidratos importante y no debe exceder la porción recomendada, pues también son ricas en azúcares refinados.

¿Te gustó este artículo?