Lo que no sabías sobre los lácteos — Chef Oropeza

Lo que no sabías sobre los lácteos

Lo que no sabías sobre los lácteos

¿Crees qué el huevo es uno de los alimentos que más incrementa tus niveles de colesterol? Descubre las razones que María Covadonga Torre nos comparte acerca de ese mito. Œæ

Durante esta época, la rosca de reyes es una tradición muy común en las familias mexicanas. Es un momento ideal para compartir y convivir con tus seres queridos y con tus compañeros de escuela o de trabajo, por lo que estamos seguros que estarás presente en varias reuniones.

Lo bebida más común que se sirve para acompañar la rosca es el chocolate caliente, el cual se hace con leche y si gustas y no eres alérgico, puedes agregarle canela.

Estos alimentos los debes consumir con moderación, ya que el pan de la rosca y el chocolate caliente contienen leche de vaca, la cual es innecesaria para nuestro organismo.

De acuerdo con el libro Alimenta tu juventud de Elizabeth PeytonJones, los productos lácteos como la leche, retardan seis veces los esfuerzos de rejuvenecimiento del cuerpo. Además, tienen un alto contenido de grasa, colesterol y calorías, carecen de muchos minerales y fitonutrientes esenciales.

Por lo general, están llenos de toxinas, hormonas artificiales, antibióticos y pesticidas. Estudios muestran que los productos lácteos se relacionan con problemas de salud como osteoporosis, obesidad, diabetes, algunos tipos de cáncer y enfermedades del corazón.

Algunos efectos de envejecimiento de los lácteos son acné, asma y eccema, celulitis, estreñimiento y trastornos digestivos, gases, baja energía, resfriado y moco, rigidez en articulaciones, aumento de peso y arrugas, entre otros.

Te aconsejamos que cuando vayas al supermercado a comprar tu despensa, te fijes en las etiquetas y pongas mucha atención a palabras como suero de leche, caseína y lactosa, pues los lácteos no sólo son la leche de tu cereal, también se encuentran en pan, pasteles, galletas, carnes procesadas y papas fritas.

Lo que nosotros te recomendamos es que evites o consume lo menos posible leche de vaca. Si encuentras productos hechos a base de leche de oveja, cabra o búfala no dudes en comprarlos, pues estos son ricos en vitaminas y minerales, además contienen antiinflamatorios oligosacáridos que aumentan la flora intestinal, y son más fáciles de digerir; o si prefieres puedes incluir la leche de almendra, soya o coco, que te ayudarán a maximizar la absorción del calcio.

Para finalizar te dejamos dos recetas hechas a base de queso de cabra, te encantarán.

¿Te gustó este artículo?