facebook pixel
Chef Oropeza en G+

Tu metabolismo y la dieta mediterránea

Tu metabolismo y la dieta mediterránea

El estréss para quienes viven con diabetes es una situaciónn de riesgo para el manejo adecuado de los niveles de glucosa en sangre. Aprende a manejarlo, de la mano de los expertos en salud emocional.

Nuestros hábitos alimenticios juegan un papel muy importante en el tratamiento y prevención de esta condición.

Las recomendaciones de los expertos van desde controlar la obesidad hasta aumentar la actividad física y consumir frutas y vegetales hasta disminuir el consumo de grasas saturadas, trans y colesterol; y de azúcares simples.

En complemento, en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, España, se ha estudiado la influencia de dietas bajas en hidratos de carbono, dietas ricas en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, la ingesta de fibra y el consumo de alimentos pertenecientes a la dieta mediterránea en relación con el síndrome metabólico; de igual forma se han estudiado alimentos con altos niveles de magnesio, calcio y un ingrediente como la soya.

Las evidencias aseguran que una dieta saludable como la mediterránea, por ejemplo, protegen frente al síndrome metabólico por contener bajas cantidades de grasas saturada y trans y ser altos volúmenes de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.

Asimismo, si ingieres hidratos de carbono en cantidades moderadas al igual que fibra, frutas y vegetales, podrás controlar tu síndrome metabólico.

Es importante que sepas que este síndrome se caracteriza por del metabolismo hidrocarbonado, cifras elevadas de presión arterial, alteraciones lipídicas, descenso del HDL, presencia de LDL tipo B, aumento de ácidos grasos libres y obesidad, además de la genética.

Las dietas con alto contenido graso son desfavorables para el síndrome metabólico y contribuyen al desarrollo de hipertensión arterial y obesidad.
190Z_3
La dieta mediterránea, definida como una dieta saludable, se caracteriza por un elevado consumo de verduras, legumbres, frutas, frutos secos, cereales integrales y aceite de oliva, bajo consumo de grasas saturadas, moderada-alta ingesta de pescado, moderado-bajo consumo de leche y queso, baja ingesta de carne roja y una moderada y regular ingesta de vino con las comidas.

La soya, por su parte, está comenzando a ser reconocida como un alimento importante para el control del síndrome metabólico, principalmente por su acción sobre los lípidos sanguíneos y las citoquinas inflamatorias. El consumo de soja ha demostrado ser beneficioso en la disminución del colesterol.

Te dejamos con un par de recetas a base de soya para que controles tu síndrome metabólico, mientras comes rico y sano.

¿Te gustó este artículo?