facebook pixel

Escoge y cocina bien tu pescado en casa

Escoge y cocina bien tu pescado en casa

Si quieres reducir los niveles de colesterol, aumenta la ingesta de fibra soluble. Esto afirma The National Colesterol Education Program Adult Treatment Panel.

Al momento de escogerlo
Muchas veces cuando vas al supermercado no tienes muy claro cómo comprar pescado fresco. Aquí te compartimos lo que debes tener en cuenta al escogerlo:

1. Que su color sea tornasolado y brillante.
2. Que las escamas se separen de la carne con dificultad.
3. Que tenga un aroma agradable a mar.
4. Que su cuerpo esté terso y su carne firme.
5. Que las agallas y las branquias sea de color rojo vivo.
6. Que los ojos se vean vivos, brillantes y saltones; y la pupila sea negra.

Ten en cuenta que el pescado se deteriora con mayor rapidez que la carne, por lo tanto es recomendable prepáralo el mismo día que se compres. Recuerda que entre más graso sea se descompondrá con mayor rapidez, ya que su grasa se vuelve ácida.

Si vas a comprar un pescado entero…
Córtale las aletas cuando los estés limpiando y escámalo, es decir, retírale las escamas con ayuda de un cuchillo afilado. También debes retirar sus vísceras y lávaro muy bien, de esta manera podrás congelarlo.

Formas de cocinar pescado más adecuadas

Escalfado: Cuécelo en un líquido (caldo, vino) a una temperatura inferior al punto de ebullición (100 °C a nivel del mar).

Braseado: Cocínalo a fuego lento en sus propios jugos, acompañado de un poco de grasa o de aceite, si se requiere.

Asado: Cocina tu pescado sobre una parrilla o una sartén con un poco de aceite de oliva.

¿Cómo saber si el pescado ya está cocido?

-Adquiere un color más opaco, ya no es translúcido. Considera que los pescados grasos aceptan un menor tiempo de cocción, pero de manera general, todos debes cocinarlos a 63° C, por lo cual te recomendamos retirarlos del calor cuando tenga una temperatura interna de 55-60° C ya que su cocción se prolonga un poco más y alcanza la temperatura correcta.
-Debe quedarte jugoso y de apariencia tierna pero no gelatinosa; debes poder cortarlo, incluso con una cuchara y poder observar sus vetas firmes.
Recuerda: pescados grasos como el atún y el salmón únicamente se sellan y se sirven jugosos al centro.

Ahora te dejamos con dos recetas a base de pescado para que pongas en práctica tus conocimientos.

¿Te gustó este artículo?
1