Continuar"/>

Un nuevo ciclo saludable

Un nuevo ciclo saludable

Empieza la semana con estos ejercicios que te devolverán la agilidad y flexibilidad que necesitas para emprender tus actividades diarias.

¿Qué es la neumonía?
Es una infección en los pulmones provocada por bacterias, hongos o virus. Generalmente sucede cuando los microorganismos que viven en la nariz o en la boca viajan hasta este órgano, cuando se aspiran directamente, o bien cuando algún líquido, alimento o secreción llega hasta los pulmones. Este tipo de neumonía no es la misma que sucede después de pasar mucho tiempo en hospitalización.

Detecta sus síntomas
Fiebre
Escalofríos
Dificultad para respirar
Dolor de cabeza
Sensación general de malestar
Sudor excesivo
Falta de apetito
Dolor agudo en el tórax, sobre todo si se tose
Tos constante, acompañada de moco o incluso de sangre.

¿Cómo la puedes prevenir?
No fumes El tabaquismo reduce la capacidad del pulmón de combatir infecciones como las que provocan neumonía.

Lávate las manos con frecuencia Es una buena práctica que volverá más higiénicas todas tus actividades. Recuerda que nuestras manos están en contacto con microorganismos que pueden enfermarnos.

Vacúnate Muchos médicos consideran que la mejor manera de prevenir la neumonía es poniéndote la vacuna contra la influenza estacional cada año, así como la antineumocócica.

Evita el contacto con personas enfermas Si es necesaria la convivencia toma precauciones como el uso de cubrebocas y utilizar gel antibacterial frecuentemente.

Aliméntate sanamente Si incluyes alimentos con minerales, vitaminas y antioxidantes fortalecerás tu sistema inmune.

Alimentos aliados
Bayas Las frutas como los arándanos, la zarzamora y la frambuesa están llenas de antioxidantes, los cuales ayudan a evitar y combatir las infecciones.

Vegetales de hoja verde La espinaca y los berros están llenos de minerales como el hierro, que fortalecen el sistema inmune. Además, en estudios recientes se comprobó que personas que los consumen de manera frecuente tienden a enfermarse menos de infecciones respiratorias.

Proteína sin grasa Elige pescados, o bien, alimentos como los frijoles o las lentejas. Éstos ayudan a reducir la inflamación provocada por las infecciones.

Granos enteros Contienen vitamina B, que te ayuda a producir energía y a controlar la temperatura del cuerpo. Esto es muy útil cuando tienes una sensación de malestar general.

Abundantes líquidos Es muy importante mantenerse hidratado.

¿Te gustó este artículo?