facebook pixel
Chef Oropeza en G+

Menos redes, más deporte

Menos redes, más deporte

Considerados durante varios siglos como la bebida insigne de los nobles, los espumosos se desmitifican y se convierten en aliados incondicionales a la hora de acompañar noches románticas, tardes con amigos y hasta un bowl saludable de fruta fresca.

¿Sabías que los niños y adolescentes dedican entre 9 y 10 horas al día solamente interactuando con su celular, tableta y/o juegos electrónicos?

Esto no solo genera que cada vez se comuniquen menos verbalmente sino que se conviertan en personas sedentarias. Lo anterior sumado a los malos hábitos alimenticios, hacen que presenten sobrepeso, e incluso, obesidad.

Ricardo Rojo, socio y coach de HI 56, empresa que brinda entrenamiento funcional progresivo combinado con un plan Nutricional tanto para niños como para jóvenes, asegura que la mala alimentación y el sedentarismo ha colocado a México en el primer lugar a nivel mundial de obesidad en niños y adolescentes.

“Por eso es recomendable que de la mano de coaches expertos en entrenamiento infantil, inculquemos a nuestros hijos el hábito del ejercicio ya que practicar deporte es una actividad benéfica para ellos, ahora que si se ejercitan juntos puede ser divertido para todos, además de abrir canales de comunicación”.

Tanto niños como adolescentes necesitan ejercitarte, al menos una hora diaria. Algunos de los deportes favoritos son jugar fútbol y basketball, nadar, correr, montar en bicicleta, y por qué no, bailar. Es importante que quienes adquirieron hábitos deportivos durante la infancia no los abandonen en la adolescencia excusándose.

De hecho, las horas que dedican chateando o utilizando sus redes sociales, pueden destinarlas a hacer actividades al aire libre. Por supuesto que de nada sirve realizar rutinas de ejercicios si no se cuenta con una alimentación saludable, balanceada y adecuada según su edad.

Convéncelos para que hagan ejercicio

1. Hacer ejercicio les aumentará su autoestima y seguridad para hablar con los demás e integrarse socialmente.
2. Deja que elijan el tipo de actividad física que quieren realizar de acuerdo con su personalidad y carácter.
3. Dales un buen ejemplo. Tanto los niños como los adolescentes imitan los comportamientos de sus padres. Así que comparte con ellos mientras realizan alguna actividad física juntos como yoga o salir a caminar.

Recuerda: puedes motivarlos prepárandoles un rico desayuno o sorprendiéndolos con esta receta de brownie que compartimos a continuación.

¿Te gustó este artículo?