Dietas maravilla — Chef Oropeza

Dietas maravilla

Dietas maravilla

Te presentamos algunos planes de alimentación famosos y su impacto en la salud, de acuerdo con una experta en nutrición.

¿Cómo hacen las famosas para conservar la línea? En Hollywood, las dietas altas en proteínas son de las más populares, por ejemplo, la Atkins, seguida por Angelina Jolie, Brad Pitt, Sarah Jessica y Jessica Alba. La macrobiótica sugiere ingredientes naturales y no procesados, y es la favorita de Madonna y Gwyneth Paltrow. Hay quienes comen alimentos crudos la mayor parte del tiempo, como Sting y Woody Harreslon, y también hay muchos vegetarianos, que no consumen carne, y veganos que tampoco ingieren los productos de origen animal, principalmente por motivos éticos, como Natalie Portman, Alicia Silverstone y Joaquin Phoenix. Pero ¿cuáles funcionan? ¿Qué impacto tienen en la salud?

Dukan

Consta de 4 fases, la primera dura de 3 a 10 días y consiste en comer solo proteínas (carne, huevo y lácteos bajos en grasa) en cantidades ilimitadas, en la segunda se agregan vegetales exceptuando los que contienen almidón, como las papas. Estas dos se alternan hasta alcanzar el peso deseado.

La tercera etapa es la de consolidación y dura 10 días por cada kilo perdido, en ella se re introducen gradualmente los alimentos prohibidos, y exigen respetar dos reglas; un día de proteínas a la semana para siempre y tres cucharadas de avena y fibra al día.

La cuarta etapa es la estabilización que se basa en 3 medidas sencillas, debes incluir 3 cucharadas diarias de salvado de avena, hacer 30 minutos de ejercicio al día y comer 1 día a la semana proteínas puras.

Según tipo de sangre

Este método, el tipo  es conocido como “el cazador” y las personas que lo tienen deben comer mucha carne. Quienes son A “los cultivadores”, deben consumir frutas y vegetales, restringir las proteínas y eliminar definitivamente las carnes rojas. Los B o “nómadas” son los únicos que pueden digerir adecuadamente los lácteos, y los AB es necesario que tengan un régimen que combine los sugeridos para los grupos A y B.

De la limpieza maestra, de la limonada o del sirope.

Maneja la tesis de que debido a la gran cantidad de alimentos procesados que se consumen hoy en día, nuestros organismos ya no son capaces de limpiarse solos, así las toxinas permanece en los tejidos. Es necesario “limpiarlos” cada año, esto se logra consumiendo solamente limonada complementada con un sirope especial durante un periodo de 7 a 10  días. Al terminar, el cuerpo quedará sin kilos de más, refrescado y listo para iniciar una dieta saludable.

Del índice glucémico

Este sistema tiene varias versiones, pero consiste básicamente en dividir los carbohidratos de acuerdo con el índice glucémico, (que es la velocidad a la que son absorbidos por el organismo) y hacer un semáforo. Los alimentos rojos tienen un IG alto, se absorben rápidamente y deben ser eliminados; los amarillos, uno moderado y tienen que comerse con medida; finalmente los verdes puedes ingerirse en abundancia. Esto se complementa con una dieta balanceada con proteínas, frutas, vegetales y almidones.

De la zona

Consiste en consumir los alimentos como medicinas, es decir en la dosis correcta y en el momento adecuado para procurar el balance del organismo y mantener las hormonas en una zona ni muy alta ni muy baja. De esta manera, se combate la “inflamación silenciosa” causante de enfermedades como el cáncer, la artritis y los trastornos cardiovasculares. Se recomienda comer tres gramos de carbohidratos y dos de proteínas por cada gramo de grasa.

Atkins

Conocida como la dieta hiperprotéica, se dice que es la más fácil de seguir, más versátil y sostenible en el tiempo. Como la Dukan, consta de cuatro fases en las que progresivamente se pierde peso, se aumenta la ingesta de carbohidratos y crece la lista de alimentos permitidos. La última etapa, la de mantenimiento, puede seguirse para siempre. Es recomendable elegir  ingredientes que sean bajos en grasa, ya que si no lo haces puedes aumentar los niveles de colesterol en sangre y por lo tanto el riesgo de infarto.

 

¿Te gustó este artículo?