facebook pixel

Para un intercambio exitoso

Para un intercambio exitoso

Los intercambios navideños no suelen salir como se planean y para que este año resulte diferente lo esencial es tener una buena organización.

Empieza diciembre y con él, una costumbre que no puede faltar en las celebraciones navideña: “El intercambio”

Regularmente los intercambios de regalos o “amigo secreto”, se ven rodeados de muchas eventualidades, carreras maratónicas por los centros comerciales para encontrar un regalo decente, ansiedad por saber si el regalo será del gusto del que lo va a recibir o simplemente la completa decepción de que lo que “te toco” no es en absoluto de tu gusto; pero lo más difícil, es cuando no se conoce bien a la persona a quien va a recibir tu obsequio.

Todo esto rompe con la linda idea de disfrutar la costumbre de dar y recibir regalos y la festividad que ello conlleva, así que esta vez veámoslo de diferente manera, reflejemos un buen espíritu navideño, relajémonos, organicémonos y a disfrutar las compras.

La primera parte es seleccionar a quien le vamos a dar, pero a veces por las distancias y, otras veces, por el tiempo es muy difícil reunirnos para “sacar el papelito” y saber quién nos toca. Por eso t erecomiendo la siguiente página en donde virtualmente puedes organizar tu intercambio: www.elfster.com y así este año tener una experiencia diferente.

Aquí te dejamos unas ideas para tu próximo intercambio:

Regalos creativos: 

Cada una de las integrantes del intercambio elige una receta y hornea la misma cantidad de galletas que las participantes. El día que se lleve a cabo el intercambio cada una le entrega una de sus galletas a las demás.

Haciendo scrapbooking:

¿Por qué no utilizar esta técnica tan de moda para crear regalos increíbles como fotos, tarjetas o un álbum dedicado a quien lo recibe?

Tus propios recetarios:

¿Por qué no compartir tus platillos favoritos con tus amigas? Recuerda que cuentas con el apoyo de todas las recetas de nuestro sitio.

Recuerda que los regalos que más se aprecian no son los más caros, sino los que demuestran que conocemos los gustos de quien lo recibe.

¿Te gustó este artículo?