facebook pixel

El secreto está en la alimentación y el ejercicio

El secreto está en la alimentación y el ejercicio

Si eres mamá y tienes colesterol alto, sigue estos consejos saludables para vivir en armonía.Œæ

La presión arterial es la fuerza de la sangre que empuja contra las paredes de las arterias. Las arterias son vasos sanguíneos que transportan sangre desde el corazón hasta otras partes del cuerpo. Si la presión arterial es demasiado alta, tu presión será alta, es decir que tienes hipertensión.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, tener la presión alta cuando estás embarazada puede causarle problemas tanto para ti como a su bebé.

Puede que hayas tenido presión alta antes de quedar embarazada, o bien, puede que la hayas padecido durante el embarazo. Sea cual sea tu caso, esto puede causar ya sea en ti o en tu bebé los siguientes problemas:

-Preeclampsia: Sucede cuando la mujer embarazada tiene alta la presión arterial y señales de que algunos de sus órganos, como los riñones y el hígado, no están funcionando bien.

-Nacimiento prematuro: Es el nacimiento que sucede muy temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. Sin embargo, aún con tratamiento, la embarazada con hipertensión arterial grave o preeclampsia quizás deba tener al bebé temprano para evitar serios problemas de salud para ella y su bebé.

-Bajo peso al nacer: Esto sucede cuando el bebé pesa menos de 2.27 Kg (5 libras). Posiblemente su bebé no recibe suficiente oxígeno y nutrientes, lo cual hace que crezca más lentamente.

-Desprendimiento de la placenta: La placenta se desprende de la pared del útero antes del nacimiento. Si esto sucede es porque su bebé no está recibiendo suficiente oxígeno y nutrientes.

Para evitar que esto te suceda, sigue nuestros siguientes consejos para manejar la alta presión arterial durante el embarazo:

-Vaya a todas sus visitas prenatales, aunque se sienta bien.

-Si necesitas medicamento para controlar la presión arterial, tómelo todos los días.

-Coma alimentos sanos. Evite los alimentos que contenga mucha sal, como sopas u otros alimentos enlatados.

-Mantente activa. Hacer algo activo por 30 minutos cada día puede ayudarte a controlar tu peso, reducir el estrés y prevenir problemas como la preeclampsia.

-Evite a toda costa fumar, beber, usar drogas ilegales ni abuso de medicamentos recetados.

Por último, te compartimos un par de recetas, que además de ser deliciosas, son saludables para ayudarte a mantener controlada tu presión arterial.

¿Te gustó este artículo?
1