facebook pixel
Chef Oropeza en G+

Aquí está la clave para sentirte bien

Aquí está la clave para sentirte bien

El polen y las ventiscas pueden provocar diversas reacciones alérgicas en tu sistema respiratorio, y este padecimiento es uno de ellos.

Antes de dormir Haz una breve introspección mental de unos 10 minutos y analiza las actitudes y acciones que llevaste a cabo durante la jornada. Si hay algo que te incomoda o, simplemente, que no te gusta o que te hace sentir mal revísalo a profundidad y cámbialo cuanto antes.

Duerme bien y mejor Dormir entre siete y ocho horas diarias es básico para regenerar las células y evitar enfermedades como la hipertensión, o bien, el sobrepeso. ¡Ah! Deja lejos de tu lugar de descanso el celular y otros gadgets que emitan radiación electromagnética, pus está comprobado que perjudican el buen descanso y alteran el sueño.

Con el tiempo a tu favor Aléjate de la cama temprano, incluso antes de que suene el despertador… Esos cinco minutos son “oro puro” si los empleas bien: estírate a conciencia, respira profundo y haz un recuento mental de lo que esperas del día.

Lee 30 minutos diarios Aunque no lo creas, retomar tus lecturas favoritas o darles más tiempo, además de relajarte, estimulará tu agudeza mental y te brindará una especie de refugio al cual acudir en el momento que lo desees.


Muévete tres veces a la semana Tú ya sabes los múltiples beneficios que te da hacer ejercicio: desde mantenerte en tu peso y reducir el estrés hasta liberar endorfinas que te pondrán de buen humor.

Encuentros que fortalecen ¿Hace cuánto que no visitas a tus padres o abuelos? Llamarlos para saber cómo están y convivir con ellos es básico para fortalecer los lazos afectivos y estar en paz contigo.

Agua natural, tu mejor medicina Bebe hasta dos litros de agua natural al día para mantenerte hidratado, pues la deshidratación no solo te dejará sin energía, sino que podrías sentir cansancio y dolores intermitentes de cabeza, entre otros trastornos derivados de la falta de este líquido vital.

justifyTrabajo sí, ¡amistades también! Date tiempo para convivir con tus personas favoritas; llámalas y organiza encuentros en vivo y en directo. Es importante cultivar tus amistades y “desconectarte” de la rutina al menos una vez a la semana.

¿Te gustó este artículo?