facebook pixel
Chef Oropeza en G+

¿Cuántos alimentos se van a la basura?

¿Cuántos alimentos se van a la basura?

Tu cuerpo es una máquina que necesita de combustible para poder funcionar a las mil maravillas. Proveerlo de carbohidratos y proteínas al igual que hidratarlo, es vital para su buen desempeíño antes, durante y después de ejercitarlo.

Según la FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations), en México desperdiciamos cerca de un 37% de alimentos al año.

Lo que aún no sabes es que arrojando al bote de basura frutas y verduras sobremaduradas o alimentos próximos a su fecha de consumo sugerido, estás aumentando la cantidad de residuos producidos.

Lo anterior se suma al volumen de alimentos que se pierden o se desperdician al momento de almacenarlos, transportarlos, procesarlos y etiquetarlos.

En un intento por conocer más acerca de esta problemática que nos afecta a todos los mexicanos, decidimos conversar con el doctor Fernando Soto Baquero representante de la FAO en México. Él compartió con nosotros cifras y algunas reflexiones muy valiosas e interesantes que queremos compartir contigo:

“Se conoció a través de un estudio de la FAO, que alrededor de 35% de los alimentos en el mundo se pierden o se desperdician. Eso provocó un enorme asombro ya que si existen 800 millones de personas con hambre, ¿cómo es posible que la humanidad desperdicie tal cantidad de alimentos?”

“Existe un objetivo con el que todos los países del mundo se han comprometido: reducir a la mitad la cantidad de alimentos que se pierden o se desperdician para los años 2020-2030”.

“Debemos consumir nuestros alimentos de manera responsable. Antes de salir a comprar nuestros alimentos, revisemos y recordemos cuáles tenemos en casa”.

“Planifiquemos nuestras compras y calculemos las porciones necesarias que vamos a consumir y así no comprar de mas”.

“Evitemos arrojar a la basura ingredientes de la alacena que ya cumplieron con su fecha de tiempo de consumo preferente. Puede que hayan perdido algunas cualidades de sabor o de color pero pueden consumirse sin problema”.

“Cuando vayamos a los restaurantes pidamos platos para compartir. Y si sobre comida, pidamos que nos la empaquen y consumámosla en casa”.

“En México existe un proyecto de manejo de residuos a través de los bancos de alimentos. Estos reciben productos que están cerca de su fecha de consumo preferente y son distribuidos entre la población vulnerable”.

“Muchas de nuestras cosechas se pierden porque cuesta mucho dinero recogerlas. Prefieren dejarlas en el campo a que se pudran o no las recogen porque no resulta rentable”.

“La Ciudad de México también está buscando trazar rutas de recolección de alimentos en restaurantes, hoteles y lugares de comida con el fin de generar menos desperdicios”.

“Puedes generar menos desperdicios consumiendo primero los productos más maduros, congelando la comida que no vas a consumir de inmediato o cocinando y preservando los alimentos que están a punto de perderse”.

“Busquemos aprovechar al máximo nuestros alimentos y utilizar sus cáscaras, semillas, tallos y hojas. Que la creatividad de la gastronomía mexicana se ponga en práctica en casa evitando desperdiciar”.

“Se tiene estimado que para el año 2050, el mundo va a necesitar producir más de 5,000 millones de toneladas de alimentos. Es uno de los principales desafíos de humanidad. Lógicamente el reducir las pérdidas la mínimo posible y los desperdicios va a contribuir a producir esa cantidad de alimentos.

“El gran desafío de la humanidad está en producir más alimentos con menos recursos, con menos agua, con menos suelos, con menos biodiversidad”.

“La humanidad debe encontrar formas de producir más alimentos cuidando más los recursos. Una agricultura más sostenible no puede existir sin un consumo más responsable y sin una alimentación más consiente”.

“El segundo desafío que tiene la humanidad es controlar la mala alimentación. El mundo se enfrenta a un problema de salud y el aumento de enfermedades crónicas como la obesidad, la hipertensión, la diabetes y del sobrepeso que tienen mucho que ver con la cultura alimentaria”.

UN DATO

Residuos de pescado vs. la hipertensión Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) se dieron a la tarea de crear tratamientos antihipertensivos con un porcentaje de la proteína del pescado que, al no cumplir con las características básicas para ser comercializado, en ocasiones va a dar a la basura. Una prueba más de que todo alimento es idóneo para ser utilizado antes de desecharse por completo.

¿Te gustó este artículo?