facebook pixel

¿Embarazada y quieres comer pescados y mariscos?

¿Embarazada y quieres comer pescados y mariscos?

Una de las claves para disfrutarlos está en su preparación y las porciones que tu cuerpo requiere

 

1. Provocan retención de líquidos, pero… 
Los pescados, mariscos y cualquier alimento con alto o bajo contenido en sodio y consumidos en exceso puede generar retención de líquidos en el cuerpo. En cuanto a los primeros, es importante que en vista de que provienen de agua salada, se les prepare adecuadamente al cuidar la cantidad de sal incluida al momento de su preparación. Las porciones y los tipos de pescados que puedes consumir durante el embarazo dependerán de lo que tu médico te indique al respecto.

2. Algunas especies se recomiendan más que otras.
La cantidad de mercurio encontrado en ciertos peces ha hecho que los estudios en mujeres embarazadas sean cada día más interesantes. Durante la gestación, el consumo de pescados con alto contenido de este metal podría afectar el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del bebé. El atún en lata, el tiburón azul y el pescado vela son productos que podrías evitar  durante este etapa. Con todo, recuerda
que tu médico tiene la última palabra.

3. El pescado es muy bueno, gracias a su gran contenido de omega 3.
Los omega 3 son ácidos grasos esenciales para el cuerpo humano. Los ácidos grasos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) son beneficiosos para el corazón, la vista y el desarrollo del cerebro de quien los consume. El pescado tilapia es un ejemplo del contenido de estos ácidos grasos, en 100g de producto hay 5.62mg de EPA y 34.63mg de DHA, a diferencia de un huachinango que en la misma cantidad de producto se puede encontrar 0.01mg de EPA y 0.20mg de DHA.

4. No tienen mucho ‘colesterol malo’.
De acuerdo a la Base de Datos Nacional de Nutrimentos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), en 100g de salmón crudo hay 46mg de colesterol, mientras que en la misma cantidad de camarón crudo hay 161mg de colesterol. No es correcto pensar que todos los pescados y mariscos son 100% grasa y colesterol. Al ser productos de origen animal, es normal que contengan cierta cantidad de este nutrimento.

5. Lo ideal es evitar consumirlos crudos.
Si bien la higiene en la manipulación y preparación de los alimentos que ingerimos brinda buena calidad al platillo, es importante mencionar que el método de cocción al que se someten los productos animales ayuda al desdoblamiento previo de proteínas que son ingeridas por un persona, mejorando así su digestión dentro del estómago y del intestino. Por supuesto, los pescados y mariscos deben  permanecer a temperaturas muy bajas para evitar su pronta descomposición.

6. Los mariscos no engordan, sin embargo…
Se trata de alimentos naturales de origen animal, por lo que su principal nutrimento son las proteínas de alta calidad, lo que no representa un alimento alto en calorías al que se le han agregado grasa y azúcar. En general, los pescados y mariscos contienen alrededor de 100kcal por cada 70g a 100g de producto. Evidentemente, es importante consumir porciones adecuadas de cualquier alimento para evitar la reversa de energía en el cuerpo y ganar con ello kilos extra.

¿Te gustó este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.