Un plato vegano muy oriental

Un plato vegano muy oriental

Un plato vegano muy oriental

Colorida, laboriosa, equilibrada, nutritiva, llena de sabor, ligera… Así es la comida libanesa y su mayor representante: el Tabbouleh.


Contrario a lo que muchos creen, esta gastronomía, perteneciente a la cocina árabe, es no es pesada. Si la comparamos con otras cocinas, esta no contiene frituras ni grasas y se basa en aceite de oliva extra virgen. De hecho, hace parte de la tan afamada dieta mediterránea, Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad según la UNESCO.

El secreto está en el equilibrio de sus especias e ingredientes. Joaquín Geara, del centro de estudios libaneses para América Latina asegura que especias como la malagueta, el orégano y la pimienta, son la base de su sabor. Lo mismo sucede con ingredientes primordiales como limón, cebolla, ajo, perejil, hierbabuena, jitomate y trigo. Esto hace que sea una comida de calidad, nutritiva y no tan costosa como se piensa.

Para el tabbouleh original, un tipo ensalada considerada un plato insigne del Líbano desde la Edad Media, se requiere jitomate, perejil, hierbabuena, trigo número 1 o Bulgur, jugo de limón, sal, pimienta, aceite de oliva y malagueta, allspice o pimienta de Jamaica.

Sin embargo, nosotros creamos especialmente para ti, una versión del Tabbouleh que todos conocen. Utilizamos cebollas cambray, jitomate, ajo, perejil, menta, aceite de oliva y jugo de limón.

Pero en vez de trigo y pimienta de jamaica, usamos cous cous y chile serrano picado. Mejor te dejamos la receta para que tu mismo la prepares. Cuéntanos qué te parece y comparte tu experiencia en nuestras redes sociales.

Es así como este plato nutritivo se ha incorporado en menús de restaurantes vegetarianos y veganos. Te dejamos otra de nuestras versiones con amaranto, al igual que con uno acompañante inseparable de esta ensalada: el kebab.

¿Te gustó este artículo?