7 lecciones que los hijos enseñan a sus padres

7 lecciones que los hijos enseñan a sus padres

7 lecciones que los hijos enseñan a sus padres

Aunque los padres siempre serán la mejor guía de aprendizaje para los hijos, éstos también pueden enseñar una que otra lección. ¿Te has preguntado cuál? Acá te las decimos.


Aunque los padres siempre serán la mejor guía de aprendizaje para los hijos, éstos también pueden enseñar una que otra lección a los papás. ¿Te has preguntado cuál? Acá te las decimos.

Ser padres va más allá de tener siempre la razón. Es abrir la mente y el corazón para aceptar que no siempre se sabe todo; también es aceptar que muchas veces los hijos también pueden ofrecerles uno que otro aprendizaje a lo largo de la vida.

De acuerdo con María José Roldán, Maestra en Educación Especial y Licenciada en Psicopedagogía, estas son las 7 lecciones que los padres pueden aprender de sus hijos:

1.LAS COSAS MATERIALES NO SON TODO EN LA VIDA. La mayoría de los adultos se obsesionan con trabajar más y más para tener todo ‘lo último’. Lo cierto es que hijos les enseñan que “el tiempo es oro” y que lo que realmente importa es cómo y con quién disfrutamos del momento.

2.DISCIPLINA CON AMOR. Para que los hijos sean educados y responsables, la disciplina debe ir acompañada de flexibilidad y amor por parte de los padres. Así los niños se sentirán queridos y protegidos.

3.EL VALOR DEL PERDÓN. Los hijos, sobre todo cuando son pequeños, perdonan y olvidan, porque la felicidad es más importante que el rencor.

4.VIVIR EL MOMENTO. A casi todos los adultos se nos olvida vivir el presente, el aquí y el ahora. Los niños sienten cada momento que viven y eso es algo que deberíamos aprender de ellos.

5.SENTIR DE VERDAD. Los niños ríen hasta que les duele la barriga, y cuando llorar, lo hacen con verdadero sentimiento. Sentir de verdad es algo que todos los adultos necesitamos para poder comprender nuestro entorno.

6.ESTAR CERCA DE LA NATURALEZA. A los niños les encanta compartir con los seres vivos y descubrir el mundo. Tal vez si los adultos contemplamos esta forma de ver el mundo, podríamos respetar y amar más aún más la naturaleza.

7.RESPETAR. Los niños no entienden de diferencias entre personas, saben que todos somos iguales y que debemos tolerarnos los unos a los otros.

Ahora que ya sabes lo que puedes aprender de tus hijos, sobrinos, nietos, hermanos, primos o pequeños amigos, te dejamos dos recetas ideales para que compartas con ellos.

¿Te gustó este artículo?