La diabetes y el alcohol

La diabetes y el alcohol

La diabetes y el alcohol

Si vives con diabetes, sigue estos consejos antes de tomar alcohol.

Uno de los mayores cambios para una persona a la que le diagnostican diabetes es la alimentación. Y si hablamos de alcohol y diabetes, te comentamos que estos no son una buena combinación.

 

El alcohol tiene efectos en el hígado, es decir, bloquea la producción de glucosa de este mismo, lo que puede provocar una hipoglucemia. Además, produce efecto sedante y disminuye la alerta de los sentidos, por lo que es posible sentir mareo, dolor de cabeza o sueño.

Sin embargo, en casi o en todas las fiestas o reuniones que tenemos siempre hay alcohol, sigue estos consejos por si se te antoja un trago:

 

-Nunca bebas alcohol si la diabetes está descompensada, porque agravará la situación.

-Nunca bebas con el estómago vacío. Siempre come algo cuando consumas alcohol.

-Es mejor que tomes bebidas con menor graduación alcohólica y bebas lentamente para que el nivel de alcohol se eleve poco a poco y no interfiera tanto en la capacidad para detectar hipoglucemias.

-En las combinaciones de bebidas (cubatas) no uses nada que sea light, mejor bebidas que contengan azúcar.

-Evita las bebidas que tienen un alto contenido en azúcar como vino dulce o licores. Las cervezas bajas en azúcar suelen tener más alcohol y las cervezas de poca graduación suelen tener más azúcar.

 

Aunque estas sean bebidas fermentadas, por otro lado, los alimentos fermentados son una de las mejores fuentes de probióticos para mejorar la flora intestinal y ayudar a reducir determinadas molestias, como pueden ser las digestiones pesadas o molestias digestivas en el caso de baja tolerancia a la lactosa, entre ellos están:

 

-Café

-Leche

-Yogurt

-Quesos

-Encurtidos de vegetales y hortalizas

-Pan

 

¿Te gustó este artículo?