Un vaso de jugo de tomate

Un vaso de jugo de tomate

Un vaso de jugo de tomate

Que levante la mano quien no ame el tomate (jitomate). Además de ser versátil, nutritivo y saludable, puedes consumirlo en su "estado líquido".


Hoy en día, encontramos el tomate (jitomate) en un sinnúmero de presentaciones: frescos, maduros y recién cultivados, en pasta, en salsa y en jugo.

Además de su delicioso sabor, esta hortaliza enriquece el sabor de nuestras comidas y beneficia nuestro organismo. De hecho, es uno de los ingredientes imprescindibles de la dieta mediterránea, junto con el aceite de oliva.

De acuerdo con El libro blanco de los antioxidantes en tomates y productos derivados, publicado por CMITI Sarl, el tomate contiene entre 93 y 95% de agua en su composición, además de vitamina C, carotenos, flavonoides (ambos antioxidantes), y minerales como cobre, manganesio y zinc.

Gracias a todos estos nutrimentos, prevenimos enfermedades cardiacas y mejoramos la digestión, si lo incluimos en nuestra alimentación diaria.

Aunque la mayoría consumimos el tomate crudo o en salsas, te invitamos a que incluyas el jugo en tus recetas y bebidas, siguiendo algunos de estos consejos que te compartimos a continuación:

-Aunque puedes prepararlo en casa –solo tienes que rallar tus tomates maduros, colar y disfrutar— también encuentras en el mercado preparaciones listas para usar, igual de ricas y saludables.

-Un vaso de jugo de tomate contiene muy pocas calorías; además te ayuda a quemarlas y perder peso.

-En vez de utilizar caldo de carne o de pollo, puedes sustituirlo por jugo de tomate. Al ser ácido, ayudará a suavizar la carne de res o de pollo que agregues a tu preparación.

-El jugo de tomate es ideal para marinar pescados y mariscos. Tan solo agrégale un poco de jugo de limón, sal, pimienta y listo. Sencillo y ligero.

-Recuerda que desde una sopa de tortilla, hasta un gazpacho, un Bloody Mary y nuestra adorada sangrita, contienen jugo de tomate como base de su preparación. Así que siempre ten a la mano un buen jugo de tomate, nunca sabes cuándo lo vas a necesitar.

-Tanto arroces como pasta se pueden cocinar en jugo de tomate, en vez de agua o caldo. Además de absorber su sabor, le darán un toque único a tus preparaciones.

-Si tienes jugo de tomate y le agregas ajo, orégano fresco, albahaca, aceite de oliva, sal y pimienta, tendrás una deliciosa salsa italiana que puedes usar para saborizar tu pasta.

-Utilízalo también en aderezos para acompañar tus ensaladas. Escoge tus especias y hierbas favoritas y dale vida a tu propia vinagreta.

¿Qué esperas para poner en práctica alguno de estos tips en estas deliciosas recetas que te compartimos?

¿Te gustó este artículo?