facebook pixel
Chef Oropeza en G+

Tu propia agua gasificada

Tu propia agua gasificada

Preparar tus propios refrescos caseros con un toque burbujeante y escoge el sabor de la fruta que más te guste. Además resultan más económicos y saludables.


Los refrescos no pueden faltar en reuniones, fiestas o comidas. Como sabemos que no son la mejor opción de bebidas, debido a que contienen químicos y azúcar, es mejor que optes por preparar en casa tus propias aguas o refrescos gasificados.

Algunos de los beneficios son:

-Puedes controlar la intensidad de sabor y dulzura de tu bebida, ya que le agregas la cantidad de miel de agave o de abeja que tu quieras.

-Experimentas con sabores y mezclas.

-Puedes usar frutas naturales para prepararlos.

-Puedes controlar los otros ingredientes que se incluyen en tus refrescos artificiales, ya que contienen aditivos químicos.

Además, no necesitas de muchos ingredientes, solamente:

-Agua mineral.

-Miel de agave o de abeja.

-Jugo de fruta fresca, zumo concentrado o fruta congelada.

Una vez que tengas todo listo, es hora de que empieces a prepararlos en tan solo 4 pasos:

1.Combina la fruta y la miel en una cacerola de fondo grueso.

2.Llévalos a ebullición, luego baja el fuego y deja hervir a fuego lento.

3.Guarda el jarabe terminado en un frasco en el refrigerador.

4.Termina el refresco añadiendo el jarabe en un vaso con hielo y completa con agua mineral gasificada o soda. Disfruta con una rodaja de limón o naranja.

Por último, te dejamos dos recetas de bebidas para que las adaptes a deliciosos refrescos gasificados.

¿Te gustó este artículo?